Dos años sin registro oficial de las desapariciones