Estas somatizando ¿lo has escuchado?

somatiza

Estas somatizando ¿lo has escuchado?

Nosce Te Ipsum por: Josman Espinosa Gómez

Cuántas veces hemos acudido al médico, realizado análisis clínicos sin que hay una razón aparente de nuestro dolor, aquí es donde aparece comúnmente el termino de somatización. Hoy no es un secreto que existe una conexión esencial en el ser humano entre su cuerpo y su mente, a lo largo de los años, el concepto –psicosomático- ha mantenido diferentes enfoques y la somatización ha generado un amplio abanico de controversias y dudas que aún a día de hoy, pueden llegar a ser difíciles de comprender. Lo que sí es indiscutible es lo referente a la idea de que ciertos factores psicológicos influyen en el funcionamiento corporal y la especialidad que tradicionalmente se ocupa de esto es la Medicina Psicosomática.

Sabemos que el desarrollo de nuestra infancia y cómo la vivimos será un factor determinante de nuestra conducta y personalidad adulta, las necesidades básicas no atendidas o insatisfechas pueden ocasionar diferentes tipos de trastornos a futuro, y si i hablamos en términos de emociones, los daños emocionales recibidos en la infancia y vividos intensamente o prolongados en el tiempo, tendrán un impacto en nosotros a nivel emocional y consecuentemente, a nivel fisiológico. Hoy se sabe que una herida emocional puede afectar a nuestro cuerpo de múltiples formas: problemas gástricos, dolores, síntomas neurológicos, problemas en las relaciones sexuales, órganos afectados, etc. Por lo tanto, la somatización es el reflejo del dolor emocional no procesado en nuestro cuerpo. Sabemos que las emociones necesitan ser expresadas libremente, verbalizadas, de ninguna forma escondidas y aunque en ocasiones sucede que no encontramos respeto, comprensión o empatía al llevarlo a cabo y eso puede hacernos sentir solos, perdidos, confusos o desamparados, es sumamente necesario para no enfermar.

El profesor en Neurociencia de la Universidad de Colorado Boulder, Tor D. Wager, realizó un estudio en el que descubrió que las zonas cerebrales que se activan cuando sufrimos un dolor físico son las mismas que cuando experimentamos un dolor emocional: “Nuestro cerebro no sabe diferenciar entre un estado u otro, más bien le importa la intensidad de lo vivido y el sufrimiento resultante”. Parece ser que un estado de estrés continuado, largos periodos de ansiedad pronunciada o problemas emocionales persistentes con una pobre gestión emocional, son la causa que conlleva a la somatización. En este sentido, si no aprendemos a gestionar de una forma sana nuestras emociones, si no sabemos resolver nuestros propios conflictos emocionales y detenernos a tiempo para trabajar y sanar dicho proceso, tendremos más probabilidad de enfermar.

Cuando una emoción nos invade, como sentir miedo, sentirnos tristes por ciertas circunstancias en nuestras vidas, o sentir ira, tal vez lo primero que intentamos, es reprimir esa emoción, puesto que hemos convivido durante demasiado tiempo quizás con muchas de las que ahora son nuestras creencias limitantes. Cierto es que permitirnos sentir nuestras emociones puede resultar agotador si no somos capaces de gestionar esa emoción, pero entonces no conseguiremos reconciliarnos con nuestro dolor emocional para poder sanar aquello que está arraigado dentro de nosotros y que, en su momento, nos hizo daño, de forma consciente o inconsciente.

Algunos consejos para ayudarnos a dejar de somatizar

  • Reconocer nuestra situación actual y las emociones que estoy sintiendo en cada momento.
  • Reconoce y acepta lo que estás sintiendo en cada momento y observa en qué parte del cuerpo se encuentra tu dolor.
  • Intenta mirar hacia atrás al pasado y recuerda en qué otros momentos te sentiste de la misma forma.
  • Ponle palabras a lo que estás sintiendo. Te ayudará incluso a ponerle nombre a tu emoción.
  • Evita situaciones que te causen estrés o te hagan daño. Puedes practicar relajación o meditación cuando comiences a sentirte angustiado.
  • Comparte con personas cercanas a ti aquello que estás sintiendo en ese momento.
  • Si en ese momento no quieres o puedes hablar, puedes escribir en un papel cómo te sientes.
  • Siempre puedes acudir a un profesional de la salud mental para que te apoye.

Recuerda que siempre es importante mantener una actitud positiva ante la vida, teniendo en cuenta que la vida también está llena de dificultades y momentos duros. Detrás de cada emoción, siempre se esconde un aprendizaje el cual quizás, aún no hayas sido capaz de reconocer.

MÁS SOBRE SOMATIZANDO Y OTROS TEMAS DE PSICOLOGÍA…

MÁS EN BRUNOTICIAS

Esta y más información puede leerla, verla o escúchela en BRUNOTICIAS. Síganos en Facebook @Brunoticias. Nuestro Twitter @Bru_Noticias. En el Instagram @brunoticia O bien puede suscribirse al canal de YouTube Brunoticias. También descargue nuestra aplicación BRUNOTICIAS para teléfonos móviles y tabletas con sistema Android y iOS es gratis. Escuche nuestro Podcast Brunoticias en SpotifyApple PodcastGoogle Podcast o Anchor

Total
0
Shares
Related Posts