ballena

Los huesos se mantuvieron bajo tierra hasta que las capas de sedimentos que los cubrían fueron erosionados por el paso de la corriente de agua del arroyo La Fortuna . Foto INAH-Guerrero