Juegos de mesa, teatro guiñol, entre otras actividades ofrece el recinto de Reforma. Foto INAH