kilogramos

Que la Navidad no sea sinónimo de obesidad.